viernes, 13 de junio de 2008

Un día en el Henares (22/35)


Detrás de un lápiz y un cuaderno, un peque sentado en pupitre, quizás algo grande para su edad, el ambiente relajado, las profesoras corrigiendo la caligrafía y la presencia del autor que está a través de un encuadre, distinto, diferente, atrevido, pero invisible a los niños, una de las características más difíciles de conseguir en una fotografía, contar lo que sucede sin que el fotógrafo tenga ningún protagonismo en la escena, en definitiva un buena foto.

Ricardo Gutiérrez
Editor Gráfico del Diario El País

1 comentario:

Antonio dijo...

Si, lo más es conseguir ser invisible, sobre todo al trabajar con niños y lo ha conseguido, felicidades.
Saludos

Miguel Berrocal

"Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla".

Confucio

551 AC-478 AC. Filósofo chino