lunes, 2 de junio de 2008

Un día en el Henares (11/35)


Yo tenía un palo con cabeza de caballo, igual que el de este muchacho. Y con él –jinete solitario- cabalgaba las praderas de los navajos y las estepas rusas. Subido a aquel corcel hice mi aprendizaje de la vida. Después, estudié periodismo y viajé a las praderas de los navajos y a las estepas rusas. Y descubrí que eran mucho menos interesantes que cuando viajaba en mi palo con cabeza de jaco. Se aprendía más a caballo.

Alberto Sotillo
Coordinador de los suplementos de fin de semana S6 y D7

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En el Henares se suele cabalgar por la imaginación a lomos de la fantasía.

Dani dijo...

Que buena esta foto M.

Miguel Berrocal dijo...

Gracias Dani, espero que sigan gustándote las que faltan. Y gracias por dejar un comentario, se agradece.

Mike Muddy dijo...

Joder, qué elenco de firmas. Si hasta has embaucado a mi jefe. Ya puedes colarnos los viernes para poner las fotos del S6 y del D7.

Antonio dijo...

Joder, cuando yo era chinorri tenia un caballo parecido, pero con la cabeza blanca y el palo de metal.... no veas como hacía correr a mis hermanos con el palo...ja,ja,ja....ayyy...que tiempos aquellos, de verdad, por cierto me ha gustado mucho la foto.

Saludos

Miguel Berrocal

"Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla".

Confucio

551 AC-478 AC. Filósofo chino